INGREDIENTES
Aislado de proteína de suero de leche, concentrado de proteína de suero de leche, Banano liofilizado en polvo, Maltodextrina

 

PREPARACIÓN
Agregue 3 cucharadas en 100 ml de agua o leche fría (se recomienda en leche para acentuar el sabor), agite vigorosamente hasta disolver completamente el polvo, ajuste la textura a su gusto agregando mas leche o agua

Es un batido en polvo, de fácil preparación en leche (recomendado) o en agua fría (para quienes presentan algún tipo de intolerancia a los lácteos). Además de aportar los aminoácidos esenciales para el mantenimiento y construcción muscular, es adecuado para integrarse tanto a dietas de convalecencia y recuperación de tejidos y órganos para pacientes en tratamiento que requieran un refuerzo nutricional adicional de proteína o simplemente en dietas saludables para personas conscientes de la importancia de una nutrición completa.

Es invaluable en planes de entrenamiento y recuperación atlética; es una bebida natural, refrescante y nutritiva a base de proteínas de suero de leche de alta digestibilidad, con banano natural, que aporta potasio para ayudar a evitar los efectos dolorosos de la fatiga muscular y en sinergia con la proteína y la maltodextrina, favorece un menor tiempo de recuperación.
Proporciona las proteínas necesarias para el mantenimiento y repotenciación de músculos y tejidos, así mismo ayuda a evitar la pérdida de masa muscular que sobreviene con la edad (Sarcopenia) al integrarla a un plan de ejercicio adecuado.
Su delicioso sabor natural proporciona una alta aceptación incluso en adultos mayores. 

PARA QUÉ SIRVE

  • Crecimiento y recuperación de masa muscular por actividad atlética. 
  • Evitar la pérdida de masa muscular que sobreviene con la edad.
  • Disminución de grasa corporal y disminución del peso. 
  • Fortalecimiento del sistema inmunológico y aceleración en la recuperación del organismo en convalecencia.

Prote&Fruta - Banano posee la combinación adecuada de proteína de suero de leche, con banano y maltodextrina como fuentes de carbohidratos para maximizar el aprovechamiento por incremento de la síntesis de aminoácidos de la proteína y el suministro de energía. Las proteínas se digieren o descomponen en aminoácidos con la ayuda de enzimas durante su paso por el sistema digestivo. Pero  aún después de que el organismo ha dividido las proteínas en sus más simples aminoácidos, el trabajo todavía no ha terminado. De la eficiencia de la asimilación de estos aminoácidos en las células, depende el  beneficio que se obtiene de los alimentos ricos en proteína, y es aquí donde la maltodextrina hace sinergia con la proteína para su asimilación a nivel celular.

Crecimiento y recuperación de masa muscular por actividad atlética. 

Prote&Fruta - Banano contiene la dosis adecuada de carbohidratos.  Al ingerir dichos carbohidratos conjuntamente con la proteína, se estimula el páncreas a segregar insulina. Estudios científicos determinan que esta elevación del nivel de insulina genera una mayor absorción de aminoácidos en las fibras musculares, siempre y cuando el flujo sanguíneo se incremente, como durante el ejercicio y su recuperación, o bien en tejidos y órganos al aumentar su demanda de aminoácidos de las proteínas en procesos de recuperación.

(Leer mas sobre el efecto de la insulina en la síntesis de proteína...)

Tomando Prote&Fruta - Banano previo al entrenamiento, proporcionará la energía y maximizará la absorción de la proteína para el ensanchamiento de las fibras musculares y su vascularización, tanto para desarrollo muscular, como para entrenamiento de resistencia y/o potencia, a través del mejoramiento de las adaptaciones mitocondriales al estímulo del estrés muscular por el entrenamiento; así mismo, tomando Prote&Fruta - Banano al finalizar su rutina, durante la “Ventana Anabólica” agilizará la recuperación post-entrenamiento de los músculos fatigados y resentidos, complementando el desarrollo muscular y las características de resistencia y potencia buscadas. La ingesta de proteína de suero de leche posterior a entrenamiento de resistencia activa un mecanismo (mTOR mamalian target of Rapamicine) que incrementa la síntesis de proteína muscular.

(Leer mas sobre estudios de la ingesta de proteína post-entrenamiento).

Evitar la pérdida de masa muscular que sobreviene con la edad.

La habilidad del cuerpo para descomponer y absorber proteínas disminuye con la edad (más información aquí). Compensar esto no es tan simple como beber más leche o comer más huevos al desayuno y carne al almuerzo. Se requieren ajustes específicos para compensar la reducción de absorción  de proteína y prevenir la ingesta de otros nutrientes que vienen con las fuentes usuales de proteína, como grasa saturadas, colesterol, sodio, etc, que nos pueden perjudicar otros parámetros del organismo, causando un efecto total contraproducente.

Al envejecer ocurren varios eventos que resultan en la pérdida de masa muscular o sarcopenia:

  1. Desarrollo de “resistencia anabólica” muscular, esto es la disminución de la capacidad de asimilar aminoácidos en los músculos, a pesar del estímulo anabólico al ingerir proteínas, que si ocurre en personas jóvenes.
  2. El área abdominal retiene una mayor porción de los aminoácidos después de su absorción intestinal, resultando en menos aminoácidos disponibles en el flujo sanguíneo en el músculo para síntesis de proteína.
  3. Reducción del flujo sanguíneo por baja activación de los capilares sanguíneos por disminución de la acción de la insulina en las fibras musculares.
  4. Propensión al sedentarismo.

El consumo regular de Prote&Fruta - Banano  en mayores de edad, posterior a una sesión de ejercicio aeróbico, (el cual no necesariamente debe ser de alta intensidad), provee las condiciones para la óptima absorción de proteínas a nivel de las fibras musculares, al proveer la cantidad de proteína adicional para compensar la resistencia anabólica, complementada con la generación de insulina causada por la maltodextrina, aumenta la perfusión en fibras musculares o sea el aumento en capacidad vascular que permite el adecuado flujo sanguíneo motivado por el ejercicio aeróbico y el consiguiente incremento del transporte de aminoácidos al músculo para reposición de las proteínas perdidas.

Se ha encontrado en estudios científicos (más información aquí) que en adultos mayores, la ingestión de 10 g de proteína solo es suficiente para reciclar la proteína muscular sin resultar en una mayor síntesis de proteína para construcción muscular, pero a diferencia de los jóvenes, a quienes solo 10 g si logran activar la respuesta anabólica para construcción muscular, en los adultos mayores, se requieren cantidades superiores a 20g de proteína para desbloquear su sensibilidad reducida de síntesis de proteína, resultando en una mayor construcción muscular.

Disminución de grasa corporal y disminución de peso

La ingesta de proteína de suero de leche provoca una disminución del apetito, fundamentada en 2 acciones:

  • Inhibición de la hormona del hambre: la Ghrelina, que estimula ciertas regiones del hipotálamo que provocan el aumento del apetito.
  • Eleva la sensación de saciedad que se produce al estar el sistema digestivo “ocupado” en la digestión de la proteína.

Esto, complementado con ejercicio rutinario resulta en la mejor combinación para la disminución de grasa corporal y control integral del peso, conduciendo en el mediano plazo al desarrollo de masa muscular magra.

Fortalecimiento del sistema inmunológico y aceleración en la recuperación del organismo en convalecencia.

La capacidad de evitar muchas formas de enfermedad depende en gran medida de un sistema inmune fuerte. El ejercicio exigente, un estilo de vida agitado y el envejecimiento son factores que comprometen la función inmune. Últimas investigaciones sugieren que, desde la perspectiva de la nutrición, se necesita más que una dieta equilibrada para optimizar la función inmune para mantener una buena salud y prevención de enfermedades. En comparación con la mayoría de otras fuentes de proteínas, las proteínas de suero son las mejores en su capacidad para optimizar una serie de aspectos clave de la función inmune, por factores tales como su alta digestibilidad y el efecto sinérgico de sus componentes.

Aunque los mecanismos exactos no se entienden todavía completamente, las proteínas del suero de leche parecen modular la función inmune al disparar la producción de glutatión (GSH) en varios tejidos y preservar la reserva de glutamina muscular. El GSH es la pieza central del sistema de defensa contra antioxidantes del cuerpo que regula muchos aspectos de la función inmune. La glutamina muscular es el combustible esencial del sistema inmune. Por lo tanto, la incorporación de proteínas de suero de leche en la dieta puede ayudar a promover una inmunidad fuerte y proteger la salud de las personas activas de todas las edades, así como aquellos con un sistema inmune comprometido